¿El glaucoma tiene cura?

Esperamos que algún día se pueda restaurar la visión perdida por el glaucoma, pero actualmente no es posible. Los tratamientos existentes no detienen pero sí que ralentizan el proceso para la mayoría de los pacientes por lo que no se produce una pérdida de visión significativa en sus vidas. Hay, sin embargo, existen varias vías potenciales para una cura.

¿El glaucoma tiene cura?

Administración de fármacos innovadores y neuroprotectores

Estos medicamentos para el glaucoma podrían darse sólo una o dos veces al año, serían más eficaces y los pacientes ya no necesitarían ponerse gotas en los ojos todos los días. Podrían colocarse sobre o en el ojo varios agentes, incluyendo medicamentos de larga duración para reducir la presión ocular o partículas de virus modificados para poner nuevos genes dentro de las células de los ojos para disminuir el daño por glaucoma.

Los investigadores ya han probado con éxito la terapia génica para el glaucoma en modelos de laboratorio. La terapia génica es uno de varios enfoques, denominado neuroprotección, para preservar la visión existente. Hay varios fármacos neuroprotectores potenciales, pero todavía no se ha demostrado un claro beneficio en los ensayos en humanos.

Regeneración de la célula nerviosa óptica

Para aquellos que tienen una pérdida muy significativa de la visión por el glaucoma, la esperanza es que algún día puedan recuperar la visión perdida debido a la muerte de las células ganglionares de la retina. Estas células nerviosas normalmente no vuelven a crecer, por lo que para mejorar la visión, debemos hacer que las neuronas vuelvan a estar como estaban, vincularlas con las otras células nerviosas de la retina de las que normalmente reciben información y hacer crecer una fibra hasta la siguiente estación retransmisora de la visión cerebral. Las conexiones necesarias hacen que se produzca una visión útil, sin estropear las conexiones existentes para la visión que todavía no se ha perdido.

Pasos Iniciales

Hace diez años, los científicos pensaron que sería imposible restaurar la pérdida de visión provocada por el glaucoma. Desde entonces los investigadores han logrado algunos pasos iniciales. Podemos obtener nuevas células nerviosas en el ojo de un paciente. Una vez que consigamos de forma segura con cirugía algunas de estas células progenitoras, podemos hacer crecer miles de otras nuevas a partir de ellas. Al tratarse de las propias células del paciente, éstas no serán rechazadas.

Las nuevas células progenitoras producidas a partir de células existentes en el ojo del paciente crecerán en placa de cultivo. Éstas algún día podrán convertirse en células de repuesto necesarias para restaurar la visión perdida en el glaucoma.

Las células progenitoras de los ojos y de la médula ósea han sido probadas como reemplazos en el ojo, y han vivido allí durante períodos breves. Los próximos pasos son conectarlas a las células retinianas existentes y promover el crecimiento de una fibra hasta el cerebro. Se cree que esto implicará un camino para las nuevas fibras utilizando un trozo de nervio para conectar el ojo y el cerebro.

Este tipo de investigación avanzada necesita aún muchos años para madurar. Hasta entonces, los tratamientos actuales para el glaucoma pueden retrasar o detener la pérdida de la visión en la mayoría de los pacientes con éxito.