Glaucoma normotensivo

El glaucoma se asocia a menudo con un aumento de la presión dentro del ojo. Sin embargo, en el glaucoma de baja tensión, también llamado glaucoma de tensión normal o normotensivo, el daño del nervio óptico ocurre a pesar de que la presión está dentro de los rangos normales.

Glaucoma normotensivo

Causas del glaucoma de tensión normal

Aunque su causa no se comprende completamente, se cree que el glaucoma normotensivo generalmente ocurre ya sea debido a un nervio óptico inusualmente frágil que puede dañarse a pesar de una presión normal dentro del ojo, o debido a la reducción del flujo sanguíneo en el nervio óptico.

Los nervios ópticos inusualmente frágiles pueden ser heredados. La reducción del flujo sanguíneo en el nervio óptico puede ser provocada por trastornos de los vasos sanguíneos (conocidos como enfermedades vasculares), incluyendo vasoespasmo e isquemia. Los vasoespasmos son espasmos o constricciones de los vasos sanguíneos. En la isquemia se reduce el oxígeno suministrado a los tejidos, en este caso al nervio óptico, debido a que los vasos sanguíneos se estrechan o se obstruyen.

Síntomas del glaucoma de tensión normal

Los exámenes regulares de los ojos con un oftalmólogo (médico que se especializa en el cuidado de los ojos y la cirugía) u optometrista son muy importantes porque las personas con glaucoma de tensión normal no experimentan síntomas tempranos.

Debido a su naturaleza silenciosa, la gente por lo general no tiene ninguna queja visual hasta que ya es tarde en el curso de la enfermedad. En el momento en que una persona con glaucoma de tensión normal nota la pérdida de visión, se ha producido ya importantes daños al nervio óptico y pérdida de la visión. El daño del nervio óptico y la pérdida de la visión son permanentes.

Cuándo buscar asistencia médica

Es importante realizarse exámenes regulares oculares con un oftalmólogo para detectar el daño del nervio óptico y la pérdida de la visión a pesar de tener una presión normal del ojo.

Los que sospechan que tienen o pueden tener glaucoma de tensión normal, también pueden someterse a un examen físico con un médico que esté familiarizado con ambas enfermedades cardiovasculares (las que afectan al corazón y a los vasos sanguíneos) y trastornos neurológicos (aquellas que afectan al sistema nervioso) a causa de su asociación con este tipo de glaucoma.

El especialista de los ojos va a querer saber si hay antecedentes de glaucoma o anomalías del nervio óptico en tu familia porque estas condiciones a menudo son hereditarias.

Durante tu examen de la vista, el oculista también te preguntará acerca de lo siguiente, todo lo cual puede estar asociado con el glaucoma de tensión normal:

Historia ocular pasada.

  • Migrañas.
  • Enfermedad ocular previa, cirugía ocular o trauma en la cabeza u ojos.
  • Miopía.

Medicamentos actuales, incluyendo el uso de esteroides.

Cualquier enfermedad.

  • Espasmos vasculares, tales como el fenómeno de Raynaud.
  • Coagulopatías (estas enfermedades afectan a la capacidad de la sangre para coagularse).
  • Pérdida de sangre anterior o episodios de shock.
  • Hipotensión nocturna (una caída de la presión arterial normal que se produce durante las horas nocturnas).
  • Trastornos autoinmunes (tejidos normales que ya no funcionan o son destruidos por el sistema inmunológico del cuerpo).
  • Enfermedades vasculares, incluyendo la aterosclerosis (en la aterosclerosis las arterias se estrechan o se bloquean).
  • Enfermedad de la tiroides.
  • Apnea del sueño (la respiración se interrumpe o se detiene momentáneamente durante el sueño, especialmente es más frecuente en las personas que tienen sobrepeso).
  • Enfermedad de Alzheimer.

Exámenes y pruebas

Durante un examen ocular, el oculista realiza pruebas para medir la PIO así como para descartar hipertensión ocular (cualquier situación en la que la presión en el interior del ojo sea mayor de lo normal) y el glaucoma primario de ángulo abierto (GPAA). Te explicamos estas pruebas a continuación.

La parte frontal de los ojos, incluyendo la córnea, cámara anterior, el iris y el cristalino, se examinan en un microscopio especial llamado lámpara de hendidura. Con un examen con la lámpara de hendidura, el especialista de los ojos busca signos de otras causas o factores de riesgo de glaucoma.

La tonometría es un método utilizado para medir la presión dentro del ojo. Las mediciones se toman en ambos ojos en al menos dos o tres ocasiones. Debido a que la PIO varía de una hora a otra en cualquier individuo, las medidas pueden ser tomadas en diferentes momentos del día (por ejemplo, por la mañana y por la noche).

Glaucoma normotensional

Si se sospecha que tienes glaucoma de tensión normal con una PIO normal pero un nervio óptico de aspecto sospechoso, tu PIO puede ser inspeccionada varias veces durante un solo día (la llamada evaluación diurna o curva diurna).

La gonioscopía se realiza para verificar el ángulo de drenaje del ojo; para hacerlo, se coloca una lente de contacto especial en el ojo. Por definición, las personas personas con glaucoma de tensión normal tienen ángulos abiertos, de apariencia normal, por lo que esta prueba es importante para determinar si tus ángulos son abiertos, estrechos o cerrados.

Cada nervio óptico es examinado por cualquier daño o alteraciones; esto puede requerir la dilatación de las pupilas para garantizar un examen adecuado de los nervios ópticos.

Pueden llevarse a cabo diferentes estudios de imagen para documentar el estado de tu nervio óptico y para detectar cambios en el tiempo. Se puede utilizar un ultrasonido Doppler para monitorear el flujo de sangre al ojo incluyendo al nervio óptico.

También se hacen fotografías de fondo de ojo, que son imágenes del disco óptico (la superficie frontal del nervio óptico), para tener una futura referencia y poder así comparar. En ciertas personas, los especialistas de los ojos obtendrán esta documentación cada año para poder llevar a cabo una comparación detallada.

En las pruebas oculares, la retina debe examinarse para detectar cualquier defecto. Esto también puede requerir la dilatación de las pupilas para garantizar un examen adecuado de la retina.

El examen del campo visual comprueba tu visión periférica (o lateral), por lo general mediante el uso de una máquina de campo visual automatizada. La pérdida de la visión periférica está asociada con glaucoma de tensión normal.

Este examen se realiza para descartar la existencia de los defectos del campo visual por glaucoma. Sin embargo, la ausencia de defectos del campo visual no garantiza la ausencia de glaucoma. Los defectos del campo visual pueden no ser evidentes hasta que se ha perdido el 50% de la capa de fibras del nervio óptico.

Si tus defectos del campo visual parecen progresar de una manera que no es característica del glaucoma, el especialista de la vista te realizará pruebas adicionales para buscar otras causas de pérdida de visión.

Si el oculista te receta medicamentos para ayudar a reducir la presión dentro del ojo, recuerda que es muy importante aplicar correctamente el medicamento y cumplir con las instrucciones de tu médico. De lo contrario, tu condición puede empeorar.

Tratamiento médico

El tratamiento médico está dirigido a reducir la presión ocular. Los medicamentos, que vienen en forma de colirios medicados para reducir la PIO, se utilizan para reducir la presión en al menos un 30%. Con estos medicamentos se espera que, al mantener baja la tensión normal de la PIO, el glaucoma puede ser estabilizado, lo que significa que no se producirá ninguna pérdida o daño de la visión óptica.

Cirugía

Si se sugiere la cirugía, es prudente tratar primero al paciente con trabeculoplastia. La trabeculoplastia se realiza generalmente en personas con otros tipos de glaucoma si el medicamento por sí solo no ha bajado la PIO lo uficiente. Este procedimiento es sólo mínimamente eficaz en personas con glaucoma de tensión normal porque ya tienen una PIO en el rango normal.

Durante una trabeculoplastia, el especialista utiliza una luz láser para hacer pequeños puntos en la malla trabecular, abriendo aún más los agujeros en la malla trabecular, permitiendo así que el fluido (humor acuoso) fluya mejor fuera del ojo, lo que reduce la PIO.

El paciente deberá estar sentado en una lámpara de hendidura, mientras que el oculista realiza el procedimiento. Se coloca una lente de contacto especial (llamada goniolente) en el ojo para que así, el especialista puede ver la malla trabecular.

Un tratamiento completo consta generalmente de 100 puntos colocados sobre toda la malla trabecular. Esto puede ser dividido en dos sesiones que constan de 50 puntos sobre cada mitad de la malla trabecular. Todo el procedimiento dura 30 minutos o menos y es relativamente indoloro.

Con éste, la PIO generalmente se reduce, pero, por desgracia, esta disminución de la PIO no suele ser permanente. Puede durar hasta de tres a cinco años después de una trabeculoplastia, si ésta ha tenido éxito.

Tras la trabeculoplastia, el oftalmólogo te recetará un medicamento para prevenir la inflamación. También deberás continuar con los medicamentos para el glaucoma.

En los casos graves con pérdida de visión progresiva, se puede intentar la trabeculectomía. Durante la trabeculectomía, el especialista crea una vía alternativa (o canal de drenaje) en el ojo para aumentar el paso de fluido (humor acuoso) desde el ojo, lo que ayuda a la reducción de la PIO.

Próximos pasos y seguimiento

Si tienes glaucoma de tensión normal, tendrás que concertar visitas de seguimiento periódicas con el especialista de la vista para controlar la progresión de esta enfermedad. Las visitas de seguimiento son programadas de cada tres a seis meses.

Prevención

El glaucoma de tensión normal no se puede prevenirse, pero con exámenes regulares de los ojos por un oftalmólogo cualquier progresión de la enfermedad se puede evitar.

Panorama general

Con un diagnóstico precoz y un tratamiento médico, puede prevenirse un daño mayor al nervio óptico y / o la pérdida de la visión. Si esta condición no se detecta a tiempo, se puede producir la pérdida permanente de la visión.