Glaucoma no tratado

El glaucoma suele afectar a la visión lateral (periférica) en primer lugar. Si el glaucoma no se trata, la pérdida de visión continuará, causando ceguera total con el paso del tiempo. Si el glaucoma se detecta a tiempo y el tratamiento se inicia de inmediato, se puede mantener una buena vista general.

Glaucoma no tratado

La asistencia de cualquier tipo de glaucoma puede retrasar o prevenir la pérdida de visión. Pero el tratamiento no puede revertir la pérdida de la visión que ya ha tenido lugar. En algunos casos poco frecuentes de glaucoma congénito, el tratamiento ha podido invertir algo del daño del nervio óptico.

El cómo se verá afectada tu vida por esta enfermedad dependerá de tu estilo de vida y de la gravedad de tu pérdida de visión. El uso normal de los ojos (por ejemplo, para leer o ver la televisión) no va a acelerar la pérdida de la visión, ni tampoco va a empeorar la condición.

Glaucoma de ángulo abierto (GAA)

El glaucoma de ángulo abierto generalmente afecta a ambos ojos al mismo tiempo. Pero es cierto que un ojo puede verse más afectado que el otro.

Los cambios en la visión se realizan tan lentamente que una gran parte de tu vista puede verse afectada antes de que notes la condición. Los puntos ciegos de cada lado del campo de visión se forman poco a poco, aumentando el área de la ceguera. La visión central, que se utiliza para leer y ver más detalles, se ve afectada con el paso del tiempo.

Glaucoma de ángulo cerrado (GAC)

Generalmente el glaucoma de ángulo cerrado afecta a un sólo ojo a la vez. Puede ocurrir repentinamente (agudo) o puede ser un problema a largo plazo. Si es agudo, se trata de una emergencia. Puedes desarrollar en horas o días después de que comiencen los síntomas una pérdida de visión severa y permanente.

Es posible que tengas episodios cortos de GAC. Sin tratamiento, estos episodios siguen regresando. Pueden llegar a ser una situación de emergencia (glaucoma agudo de ángulo cerrado) o un problema a largo plazo (glaucoma de ángulo cerrado crónico).

Glaucoma congénito

El glaucoma congénito puede estar presente en el nacimiento o desarrollarse en los primeros años de vida. El tratamiento debe comenzar de inmediato para ayudar a evitar la pérdida de la visión y ceguera. En algunos niños, algunos de los daños del nervio óptico causado por la enfermedad se puede revertir con el tratamiento.

Recuerda que si no se trata, el glaucoma causará la pérdida progresiva de la visión, por lo general en estas etapas:

  • Puntos ciegos en la visión periférica.
  • Visión de túnel.
  • Ceguera total.

El glaucoma puede afectar a tu vida en general. El cómo te veas afectado, dependerá de la gravedad de tu pérdida de la visión, qué tipo de actividades realices, y tu estilo de vida. Puedes trabajar con tu médico para encontrar maneras de sacarle el mayor partido a tu visión restante. Puedes:

  • Utilizar ayudas visuales tales como los sistemas de ampliación de video o imágenes y artículos para agrandar la letra.
  • Iluminación de posición y de gran alcance para que ilumine lo que quieres ver.
  • Marcar las áreas alrededor de las escaleras y rampas con pintura o cinta.
Riesgos del glaucoma sin tratar

Es común sentirse triste o enojado cuando te enteras de que tienes glaucoma. Intenta respaldarte, al menos al principio con un grupo de apoyo de familiares y amigos. Tu médico también puede hacer referencia a los consejeros especializados en ayudar a las personas a adaptarse a vivir con poca vista.

La medicina es una gran parte de tu tratamiento. Asegúrate de:

  • Usar los medicamentos para el glaucoma según lo prescrito por el médico.
  • Consultar con un médico antes de tomar cualquier medicamento de venta sin receta si tienes glaucoma de ángulo cerrado o si estás en riesgo de tenerlo.
  • Llevar contigo una tarjeta o cualquier otra identificación que indique que tienes glaucoma.