Glaucoma leve

Una persona con glaucoma temprano pueden no notar ningún síntoma. El glaucoma es una enfermedad que aumenta la presión ocular causando daño al nervio óptico. Esta condición normalmente ocurre lentamente y va progresando durante muchos años sin la persona afectada ni siquiera se dé cuenta. Los médicos pueden detectar el glaucoma leve o temprano mediante el examen de la parte posterior del ojo y la medición de la presión intraocular. Para medir la presión, el médico puede utilizar una máquina que dispara una ráfaga rápida de aire sobre la superficie del ojo, o, después de poner una gota para adormecer el ojo, puede colocar suavemente un pequeño instrumento contra el mismo. Entender la presión ocular, la apariencia del nervio óptico y las diferentes etapas del glaucoma puede ayudar a las personas con la condición a determinar el mejor tratamiento posible.

Glaucoma leve

Si sospechas que tienes glaucoma

Durante un examen de la vista el médico puede descubrir una presión ocular alta, a pesar de que una alta presión no significa necesariamente que tengas glaucoma. Los médicos deben examinar el nervio óptico para determinar si el nervio tiene algún signo de daño. Incluso si el nervio óptico no muestra signos visibles de daños, el médico puede tomar una imagen del mismo. La enfermedad progresa lentamente, y esta foto le permitirá comparar el nervio óptico en un examen algunos meses más tarde. Durante el tiempo que el médico está vigilando los posibles cambios en el nervio óptico, éste va a diagnosticar al paciente por sospecha de glaucoma.

Glaucoma temprano

Una vez que el médico se da cuenta de los cambios en el nervio óptico, a través de las fotos comparativas o a través de los daños apreciables del nervio óptico y las altas presiones oculares, el médico te diagnosticará con glaucoma. Las primeras etapas del glaucoma no suelen causar cambios en la visión. Las altas presiones y un nervio óptico dañado puede no dar lugar a una pérdida de la visión, y para estos pacientes, el médico determina que el glaucoma se encuentra en la etapa temprana. El médico suele tratar de bajar la presión del ojo con gotas para el glaucoma.

Glaucoma moderada y avanzado

Las personas con glaucoma moderado y avanzado experimentarán cambios en la visión. En los estadios moderados, el glaucoma elimina áreas de la visión periférica, y esto ocurre en una progresión tan lenta que las personas no suelen notar cambios en la vista. Las etapas avanzadas a menudo eliminan toda la visión lateral, y algunas personas llegan a tener una pérdida completa de la visión. En estas etapas tardías de la enfermedad, los médicos seguirán recetando gotas para los ojos, sin embargo, en algunas situaciones, se puede recomendar la cirugía para ayudar a bajar la presión.

Glaucoma agudo

El glaucoma puede ocurrir repentinamente, glaucoma de ángulo cerrado, una condición en la que el canal de drenaje se bloquea totalmente. El glaucoma agudo de ángulo cerrado provoca náuseas, vómitos y dolor extremo en el ojo. Cualquier persona con estos síntomas debe buscar atención médica de inmediato. El oftalmólogo debe procurar la disminución de la presión ocular lo más rápidamente posible antes de que tenga lugar la pérdida permanente de la visión. Inicialmente, el médico te recetará medicamentos orales para reducir la presión y también te dará gotas oculares. Cuando se consigue reducir la presión y aliviar los síntomas, el médico podría recomendar la cirugía para permitir que el líquido drene correctamente.