Síntomas del glaucoma juvenil

El glaucoma es una enfermedad donde se produce un daño en el nervio óptico que puede conducir a la ceguera. La mayor parte del tiempo, se discute como esta enfermedad afecta a los adultos, pero los niños y jóvenes también pueden ser diagnosticados con glaucoma.

Síntomas del glaucoma juvenil

Aunque es poco frecuente en los niños, los signos y síntomas del glaucoma a menudo son diferentes que los de los adultos. Mientras que es el oftalmólogo quién diagnostica definitivamente y trata el glaucoma juvenil, los padres son la clave para el diagnóstico y tratamiento tempranos. A continuación se muestra una breve descripción de los tipos de glaucoma que pueden afectar a los niños y los signos clave que los padres deben buscar.

El glaucoma congénito (también llamado glaucoma infantil) se diagnostica con mayor frecuencia en el primer año de vida y se presenta en 1 de cada 10.000 nacimientos en los Estados Unidos. Los signos que debes buscar en tu bebé incluyen:

  • Lagrimeo excesivo.
  • Ojos grandes.
  • Córneas opacas.
  • Se esconde de la luz brillante o aprieta los párpados.

El glaucoma juvenil se produce en cualquier momento durante la infancia. A diferencia de los pacientes que sufren de glaucoma congénito / infantil, los niños mayores pueden describir mejor su malestar y síntomas. Los síntomas y signos que debes buscar son:

  • Sensibilidad a la luz.
  • Pérdida de la visión.
  • Problemas de adaptación a la oscuridad.
  • Dolores de cabeza u oculares.
  • Parpadeo excesivo o aplastamiento de los párpados.
  • Enrojecimiento ocular consistente.

El glaucoma secundario también puede ocurrir en cualquier momento durante la infancia. Este tipo de glaucoma puede asociarse con las enfermedades oculares anormales tales como la aniridia o puede ser parte de una enfermedad sistémica como el síndrome de Sturge-Weber, artritis idiopática juvenil, síndrome Axenfeld-Rieger o el síndrome de Marfan. El glaucoma secundario también puede desarrollarse después de un traumatismo, después de la cirugía ocular, como la extracción de cataratas y después del tratamiento con esteroides.

El diagnóstico y tratamiento tempranos son claves

La clave para la conservación exitosa de la visión es el diagnóstico y tratamiento precoz. Los padres deben llevar a sus hijos a un oftalmólogo pediatra si notan los síntomas / signos anteriores o si existe alguna razón para sospechar de que algo podría ir mal en los ojos de tus hijos; Un diagnóstico oportuno y la atención adecuada ofrecen las mejores posibilidades de prevenir la pérdida de visión.

Los tratamientos para el glaucoma infantil incluyen medicamentos y cirugía, dependiendo de la causa de la enfermedad; el seguimiento regular es crucial, incluso después de que el glaucoma haya sido controlado. Con el tratamiento oportuno y un seguimiento periódico para monitorear los cambios en la visión y otras funciones del ojo, muchos niños pueden vivir una vida normal y disfrutar de una buena vista.