Glaucoma en bebés

Glaucoma Congénito Primario

El glaucoma congénito primario (GCP) es una enfermedad ocular que afecta a los niños entre las edades de nacimiento a los 3 años. Es un tipo de glaucoma. El glaucoma se refiere a un grupo de enfermedades en las que hay un daño permanente y característico en el nervio óptico que generalmente se asocia con una presión intraocular anormalmente alta.

Glaucoma en bebés

El glaucoma congénito primario es poco común. Afecta a uno de cada 10.000 bebés. Pero es grave y necesita atención. El glaucoma congénito primario no tratado es una causa importante de ceguera infantil.

"Primario" significa que la enfermedad no es el resultado de otra enfermedad o condición, como un tumor. "Congénito" significa que está presente al nacer.

Aunque los bebés afectados ya nacen con glaucoma congénito primario, puede no haber ninguna señal de enfermedad en un primer momento. Este problema suele detectarse entre las edades comprendidas de 3 a 6 meses. Pero puede ser diagnosticado tan tarde como a los 3 años de edad.

Si la enfermedad se detecta y se trata a tiempo, la mayoría de los niños, entre el 80% y el 90% de los casos, responden bien. De esta forma, no tendrán problemas de la vista en el futuro.

¿Cómo afecta el glaucoma congénito primario al ojo?

Este tipo de glaucoma es generalmente es causado por el aumento de la presión intraocular (PIO). Esta presión anormalmente alta está provocada por la anormal resistencia circulatoria del líquido del ojo (humor acuoso). Este líquido ocular es necesario para proporcionar la presión ocular adecuada. También proporciona nutrientes a las partes interiores del ojo.

En un ojo sano, el fluido sale a través de una red de células y tejido que funciona como un pequeño drenaje. Para reemplazar el líquido que se drena, el ojo está fabricando continuamente la cantidad justa de fluido.

En un ojo con glaucoma, se observan problemas en este equilibrio. En la mayoría de los casos, el líquido no drena correctamente. La acumulación de líquido hace que la presión ocular se eleve.

El aumento de la presión provocado por el exceso de fluido causa daños a las fibras que forman el nervio óptico. El nervio óptico se encuentra en la parte posterior del ojo. Éste le envía señales a tu cerebro para hacerle saber lo que estás viendo.

Con la mayoría de tipos de glaucoma, este daño se produce lentamente con el tiempo. A menudo, en el momento en que una persona se da cuenta de los síntomas, el daño ya es extenso. Una vez se ha producido la pérdida de visión, ésta es irreversible y no se puede restaurar.

¿Qué causa el glaucoma congénito primario?

La causa del glaucoma congénito primario no se entiende claramente. Algunos casos son hereditarios. Pero otros no lo son. El problema de la obstrucción del drenaje de líquido es el resultado de la falta de desarrollo completo o adecuado antes del nacimiento de la red de células y los tejidos que componen el desagüe.

¿Quién puede tener glaucoma congénito primario?

Es difícil predecir qué bebés nacerán con glaucoma congénito primario. Un factor de riesgo es un antecedente familiar de glaucoma congénito. Si el primer y el segundo hijo tienen la enfermedad, el riesgo aumenta de manera significativa para los niños que vienen más tarde.

Aproximadamente el doble de niños que de niñas nacerán con glaucoma congénito primario. A veces puede afectar a un sólo ojo. Sin embargo, en tres de cada cuatro casos se ven afectados ambos ojos.

¿Cuáles son los síntomas del glaucoma congénito primario?

Hay tres síntomas principales que problamente sean notorios para los padres:

  • Cierre involuntario protector de los párpados.
  • Hipersensibilidad dolorosa a la luz.
  • Lagrimeo excesivo.

Dependiendo de hasta qué punto haya progresado la enfermedad, se pueden incluir otros síntomas:

  • Opacidad de la córnea, la capa frontal normalmente clara del ojo.
  • Crecimiento anormal de uno o ambos ojos.
  • Enrojecimiento ocular.

¿Cómo se diagnostica el glaucoma congénito primario?

Es necesario llevar a cabo un examen oftalmológico completo para diagnosticar con precisión el GCP y determinar el tratamiento adecuado.

Puede ser difícil examinar los ojos de un bebé o de un niño pequeño de la misma forma en que un médico examina los ojos de los niños mayores o de los adultos. Así que el examen casi siempre se realiza en un quirófano bajo anestesia general.

Glaucoma congenito

Durante el examen, el médico hará lo siguiente:

  • Medir la presión intraocular.
  • Examinar minuciosamente todas las partes del ojo.

El diagnóstico formal de glaucoma congénito primario sólo se hace después de descartar otras posibles condiciones que podrían ser responsables del glaucoma o que podrían causar síntomas similares.

¿Cómo se trata el glaucoma congénito primario?

La primera opción para el tratamiento del glaucoma congénito primario es casi siempre la cirugía. Y debido al riesgo de los niños pequeños asociado con la anestesia, a menudo la cirugía se realiza al mismo tiempo que se confirma el diagnóstico. Si el glaucoma congénito primario afecta a ambos ojos, el médico suele operar ambos a la vez.

En algunos casos, cuando la cirugía no puede realizarse inmediatamente, el médico le recetará gotas para los ojos, medicamentos orales o una combinación de ambos para ayudar a controlar la tensión antes de la cirugía.

Un enfoque común es la microcirugía. En ella se utilizan pequeños instrumentos quirúrgicos para crear un canal de drenaje para el exceso de líquido.

A veces el médico implantará una válvula o tubo pequeño para permitir que el líquido drene desde el ojo. Si la cirugía habitual o la de implantación de una sonda no son efectivas, el médico puede realizar una cirugía con láser para destruir la zona donde se produce el fluido.

En algunos casos, después de la cirugía, el médico recetará al bebé medicamentos para ayudar a controlar la presión ocular.

¿Cuáles son las posibles complicaciones de la cirugía?

La complicación más común es una reacción a la anestesia. Otras complicaciones pueden incluir:

  • Reducción insuficiente de la presión del ojo o disminución excesiva de la presión ocular.
  • El desarrollo de un ojo vago, llamado ambliopía.
  • El desprendimiento de retina.
  • Astigmatismo.
  • La luxación del cristalino del ojo.

Debido a que el aumento de la presión puede volver a aparecer en cualquier momento, el bebé va a necesitar someterse a chequeos regulares de la vista durante toda la vida.

¿Qué es el glaucoma bilateral congénito?

El glaucoma bilateras congénito es aquel que afecta a ambos ojos. El glaucoma congénito primario es bilateral en Aproximadamente dos tercios de todos los casos. Como ya hemos comentado, existen diferencias en el porcentaje de indidencias entre ambos sexos. Un dato curioso es que en América del Norte y Europa es más común en los varones, mientras que en Japón es más común en las niñas.

Glaucoma Congénito Secundario

Una forma de clasificar el glaucoma se basa en la edad de inicio. El glaucoma congénito está presente al nacer. El glaucoma infantil se desarrolla entre las edades de 1 a 24 meses. El glaucoma con inicio después de los 3 años se le conoce como glaucoma juvenil. Otra forma de clasificar el glaucoma es describir la anomalía estructural o condición sistémica que lo ha provocado.

En la mayoría de los casos de glaucoma pediátrico no hay una causa identificable específica, por lo que se considera glaucoma primario. Cuando glaucoma es causado por o está asociado con una condición o enfermedad específica, se denomina glaucoma secundario. Algunos ejemplos de condiciones que pueden estar asociados con el glaucoma infantil incluyen:

  • Síndrome de Axenfeld-Reiger.
  • Aniridia.
  • Síndrome de Sturge-Weber.
  • Neurofibromatosis.
  • Uso crónico de esteroides.
  • Trauma.
  • Cirugía ocular previa como la extracción de cataratas pediátricas.

No todos los pacientes con estas condiciones desarrollan glaucoma, pero su incidencia de glaucoma es mucho más alta de lo normal, por lo que deben ser controlados regularmente.